Llegamos a París el viernes por la noche. Lo primero que hicimos fue dejar las maletas en el hotel y bajar a tomar una copa de champagne para brindar y poner en común el plan de los próximos dos días🥂

Nuestra amiga Judi, la mejor y más eficiente organizadora de viajes del mundo, cogió el mapa y nos expuso punto por punto el itinerario.

Horas más tarde volvimos al hotel a descansar para estar en condiciones al día siguiente.

El sábado a primerísima hora fuimos a la estación de metro a coger un bono de transporte que en teoría nos incluía, por un lado el tren a Disneyland, y por otro, metro y buses para movernos por París. El bono compensa sólo si tienes previsto moverte mucho por la ciudad, y esa era nuestra idea. La estación de metro estaba bastante desierta a la hora a la que fuimos y no nos quedó otra opción que comprar los billetes en la máquina.

Lección N°1: si vais a una ciudad en la que no habléis el idioma tened mucho cuidado con los desconocidos. Un señor, aparentemente amable, se nos acercó para ayudarnos y nos ofreció sacar los billetes con su tarjeta para que nos saliesen más baratos. Nos enseñó su acreditación de la empresa de transportes y nos fiamos de él. Nos dio nuestros billetes, los pagó con su tarjeta y le dimos el efectivo. Lo cierto es que nos movimos por todo París con esos billetes sin problema, hasta a qué a una de nosotras le dejó de funcionar. Fuimos a taquillas y nos explicaron que habíamos sido estafadas y que lo que teníamos eran billetes para menores de edad, con tarifa reducida. Por tanto, nos habría podido caer una buena multa. Fuimos inocentes y nos salió bien, pero tened cuidado si os pasa algo parecido 😅

Luego de coger un metro y un tren llegamos a Disneyland París unos minutos antes de que abriesen las puertas 😄

Aunque parece un madrugón innecesario, es el truco para poder aprovechar el tiempo en Disney. Lo más importante es tener fichadas las atracciones a las que quieres ir y aprovechar a subirse a primerísima hora. A media mañana se empiezan a formar unas colas inviables en las mejores atracciones, por lo que puedes llegar a perder horas.

En mi opinión, la atracción más chula fue la de Peter Pan. La de Piratas del Caribe también está muy lograda. Eso sí, si lo que quieres es un subidón de adrenalina no te puedes perder la montaña rusa de Indiana Jones 🎢

Al día siguiente tocó otro madrugón para recorrer las calles de París.

En un día no da tiempo a mucho, así que tuvimos que ser muy selectivas.

Nuestra primera parada obligada fue la torre Eiffel, que como os imaginaréis estaba plagada de turistas.

Luego dimos un paseo por los Jardines de Luxemburgo y cogimos un bus para acercarnos hasta el Sacre Coeur, donde hicimos nuestra primera parada para comer en Le Studio Café. Es un local con mucho encanto donde puedes sentarte a tomar un café mientras ves la basílica del Sacre Coeur. Es un buen sitio para comer algo rápido y tomar un postre. Hay variedad de crepes y el típico perrito con queso, entre otras cosas.

Luego de la comida nos acercamos dando un paseo hasta Montmartre. De camino pasamos por el Moulin Rouge.

Para tomar algo por la tarde nos fuimos al café Deux Moulins. Este local se hizo famoso gracias a la película Amelie, ya que se trata debla cafetería en la que la protagonista trabajaba como camarera. Tiene una carta variada, pero no hay nada que sorprenda. Los precios son un poco elevados, pero es de esperar dado que se trata de un sitio al que se acercan muchos turistas. Su valor añadido es indudablemente haber sido escenario de la película, por lo que solo vale la pena visitarlo si eres fan de Amelie, como es mi caso.

En cuanto al alojamiento, nos quedamos las dos noches en el Hotel Perfecto. No se trata de un gran hotel, pero es económico y la atención es muy buena. En cuanto al desayuno no disponen de gran variedad pero valoro muy positivamente la calidad de lo que ofrecen: café, infusiones, zumo, baguette, croasanes y napolitanas pequeñas. Hay dos aseos por planta y una ducha por cada dos. Son bastante austeros pero están limpios. Es una opción más que aceptable para una escapada con amigos. Para largas estancias es mejor valorar otras posibilidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *