Ourense es una ciudad muy conocida por sus termas, pero lo cierto es que tiene mucho más que ofrecer.

Está a una hora en tren desde Coruña, a cuarenta minutos desde Santiago y, ahora, a dos horas de Madrid en AVE, así que no os perdáis la oportunidad de visitarla.

Restaurantes molones

La decoración del Bar Genial es super divertida. Pero lo mejor de todo es su carta, que no deja indiferente. Pedimos rollitos de verduras, crujiente de portobello y cubos de solomillo. Los postres igual de ricos que todo lo demás, y acompañados de un oporto como no podía ser de otra forma 😊

O Trasno se encuentra en una de las calles laterales a la Catedral. La carta es mucho más tradicional, pero está todo muy rico. En este caso nos decantamos por unos pinchos morunos, tortilla y tarta de queso para el postre.

O Enxebre se encuentra muy cerca del Trasno. Su carta es algo más extensa, aunque igual de tradicional. En este caso cenamos mejillones a la vinagreta y solomillo con patatas.

Locales de tapeo

Callejeando un poco por la zona del hotel nos encontramos con el Sueño despierto. Nos llamó mucho la atención por la decoración. Tenían muy buena pinta los desayunos, pero en nuestro caso íbamos de aperitivo. Con nuestro vinito y caña nos pusieron un pincho de empanada súper rico.

Entre nuestro hotel y la zona vieja, concretamente en el parque de San Lázaro, hay varios locales con terraza. Luego de probar suerte en varios que no tenían mesa disponible dimos con el Café Central Arábica. Pedimos un vino y una cerveza y nos ofrecieron un pincho de patatas alioli.

Aunque ya os lo haya mencionado como un buen restaurante, el Bar Genial también se lleva la palma con los pinchos. Es, de todo lo que hemos probado, lo más elaborado e indudablemente lo más rico 😋

Probamos el pincho de ceviche y el de sardina ahumada, y estaban buenísimos!!

Dónde dormir

Para nuestra visita a Ourense, y luego de haber investigado mucho, escogimos el NH Ourense.

La habitación que nos asignaron era súper amplia y con todas las comodidades: un minibar con todo lo necesario, cafetera, una tetera e infusiones varias, entre otros detalles.


Lo más chulo del hotel es la zona wellness. Aunque no es muy grande, el espacio es perfecto para disfrutar de un momento de relax.


Es importante contar con que el hotel no tiene restaurante. De todas formas está bien situado, por lo que hay varios locales alrededor donde comer o cenar. Sí ofrecen desayuno. Se puede optar por el buffet o solicitar el servicio de habitaciones.


Ya nos gustan mucho los hoteles de esta cadena, pero este nos ha robado el corazón dejándole un súper detalle de bienvenida a nuestro pequeño 🐶❤️

Paseo por el casco histórico

Luego de haber disfrutado de una buena comida y/o cena, qué mejor que un paseo por la zona vieja. El puente romano, As Burgas o la Catedral forman parte de ese listado de sitios que no puedes dejar de visitar si te acercas hasta esta ciudad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *